OPK construyó un avanzado marcapasos y se prepara para su producción en serie

OPK construyó un avanzado marcapasos y se prepara para su producción en serie

 

OPK se prepara para la fabricación en serie del primer marcapasos ruso «tricameral» para tratar a los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica y enfermedad cardíaca coronaria. El dispositivo médico puede prolongar por varios años la vida de los pacientes más graves.

«El estimulador cardiaco electrónico de tres cámaras «Vegaritm» fue creado por nuestro Consorcio Vega por orden del ministerio de industria y comercio de Rusia — comentó el jefe de uno de los departamentos de la Corporación para la fabricación de Dispositivos (OPK, por sus siglas en ruso), Alexánder Kalinin. Como parte integrante de la corporación, una de las actividades prioritarias del consorcio consiste en desarrollar y fabricar equipos médicos».

Los marcapasos de este tipo ayudan a pacientes con patologías mixtas cuando se bloquea el sistema de conducción hacía varias partes del corazón: el ventrículo izquierdo, la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. Por ejemplo; para la estimulación del ventrículo izquierdo y la aurícula izquierda es suficiente implantar un marcapasos de una o dos cámaras. El Vegaritm puede funcionar no solo en modo de «tricameral», sino también en modo de una o dos cámaras, de acuerdo con un comunicado de prensa de la corporación.

El nuevo marcapasos es capaz de adaptar la frecuencia de estimulación en función de la actividad física. Su vida útil en modo estándar es de 8 años. El dispositivo también registra los episodios importantes del electrocardiograma en modo automático e interactúa con un programador mediante comunicación inalámbrica.

Estamos desarrollando no solo el marcapasos «Vegaritm», sino también los electrodos para el dispositivo, lo que es una novedad

ALExÁNDER KULISH, JEFE DE LA DIRECCIÓN PARA EL DESARROLLO DE TECNOLOGÍA MÉDICA AVANZADA del consorcio Vega

Hoy en día, los marcapasos suponen una de las terapias más efectivas para las graves enfermedades del corazón. Con la ayuda de electrodos específicos estimulan las cámaras cardiacas, impulsando rítmicamente el corazón y ayudándole a bombear la sangre.

No hace mucho que en Rusia se fabricaban marcapasos de una sola y dos cámaras para el tratamiento de enfermedades cardíacas leves y moderadas. Sin embargo, para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica, es necesario utilizar los marcapasos de tres cámaras. Según los médicos, hacia el 2018, cerca de 48 000 personas al año necesitarán someterse a la implantación de un marcapasos de tricameral. Por el momento se utilizan los dispositivos importados, lo que incrementa significativamente el coste del tratamiento. El desarrollo del Vegaritm cambiará este panorama.

«Estamos desarrollando no solo el marcapasos sino también los electrodos para el dispositivo porque el electrodo para la estimulación del ventrículo derecho debe cumplir con requisitos que son más estrictos que otros —explicó el jefe de la dirección para el desarrollo de tecnología médica avanzada del Consorcio Vega, Alexander Kulish. La técnica específica de su funcionamiento es la siguiente: para estimular el ventrículo derecho, se realiza un pequeño corte en la pared entre los ventrículos, el electrodo se introduce a través del corte y se coloca en la cámara derecha del corazón. Por lo tanto, el electrodo debe ser aún más fino y más resistente en comparación con los electrodos para la estimulación de la aurícula y el ventrículo izquierdo. De hecho, la creación de un electrodo de estas características es nueva para Rusia».

El prototipo del marcapasos «Vegaritm» ya superó las pruebas preliminares y recibió la aprobación por parte de los expertos. Pronto comenzará la certificación de los prototipos. OPK planea lanzar a finales de año la primera partida de sus marcapasos.

El proyecto para desarrollar la tecnología de producción del marcapasos de tres cámaras se lleva a cabo como parte del programa federal de desarrollo de la industria Farmacéutica y Médica de la Federación Rusa. La primera parte del programa finaliza en el año 2020.