Kamaz-master lidera la prueba de camiones Dakar 2015

KAMAZ

Kamaz-master lidera la prueba de camiones Dakar 2015

 

El equipo KAMAZ-master participa en el legendario rally Dakar-2015 que este año pasa por el territorio de Argentina, Chile y Bolivia. La tripulación de Eduard Nikolaev pasa al primer puesto tras la octava etapa. Al día de hoy, los participantes del KAMAZ-master encabezan la tabla de la clasificación general.

La carrera comenzó el 4 de enero en Buenos Aires. El equipo ruso KAMAZ-master presenta unos buenos resultados al paso del rally, a pesar de los errores de algunas etapas.

La distancia de una de las etapas, entre las ciudades de Aftofagasta e Iquique fue de 625 km. Los caminos campo a través se alternaron con tramos de velocidad, con la dificultad adicional de las altas dunas. Durante la etapa maratonica, los pilotos pasaron la noche en una tienda aislada especial, donde el mantenimiento de los vehículos tan sólo estuvo permitido a los miembros de la tripulación deportiva. El acceso a los mecánicos del equipo, así como el suministro de piezas de repuesto y combustible estaba totalmente prohibido.

Tras un día de descanso, el 12 de enero, a los participantes del Dakar les esperan todavía cinco etapas y 3500 kilómetros de camino, de los cuales 1800 tendrán que ser tramos de velocidad. El 13 de enero tendrá lugar la novena etapa del rally en la ruta Iquique – San Pedro de Atacama en un recorrido de 451 km. En el desierto de Atacama, los participantes tendrán que superar un tramo especial de cincuenta y pico kilómetros entre dunas.

Los pilotos del equipo KAMAZ-master comentaron las dificultades a las que se tuvieron que enfrentar al paso de algunas de las etapas del rally Dakar.

Eduard Nikolaev, tripulación N1 502: «Ayer, cuando acabábamos de salir de la duna a la arena, sentimos un problema en el motor. Salimos a mirarlo; todos los colectores del motor estaban secos. Al principio resultó difícil entender que el problema provenía del turbocompresor. Cambiarlo supuso una hora y once minutos. Una avería nefasta, tanto más porque íbamos con cuidado al entender que si algo sucedía, habría que arreglar el vehículo en el vivaque sin la ayuda del grupo de asistentes. En general fue interesante, pero me gustaría llamar la atención de los organizadores y comentar que hay que limitar el movimiento de vehículos civiles por la pista deportiva, hoy nos hemos encontrado de frente decenas de coches. Es muy peligroso».

Ayrat Mardeev, tripulación Nº 507: «Ayer todos íbamos con cuidado y, por fortuna, no llegamos al vivaque con problemas mecánicos. Lamentablemente, Eduard Nikolaev perdió tiempo al cambiar el turbocompresor. Nosotros tuvimos que conducir con un fallo en la bomba de la dirección asistida. Fue un pequeño “tropiezo”; en la arena, en general, suele pasar. Aunque, lo más probable es que la bomba sufriera ya en días anteriores. Llegamos hasta la meta, reduciendo un poco la velocidad, de manera que en los pequeños volantazos el volante empezó ya a calzarse. En el vivaque, naturalmente, lo cambiamos. Teníamos la pieza de recambio. El vivaque de la etapa maratoniana consistía en un perímetro cerrado a cielo abierto. La idea era cerrar el acceso al exterior. Las tripulaciones tenían la posibilidad de preparar sus vehículos para la siguiente etapa únicamente con sus fuerzas. Ni siquiera funcionaban los teléfonos. Teníamos trabajo que hacer, enderezar los parachoques, sólo quedaba eso. Se organizó la cena en un pequeño comedor. Muchos camiones no habían acabado. Dormimos al raso, no nos pusimos a colocar las tiendas. Hoy hemos ido a buen ritmo. En la salida, me equivoqué un poco en el pilotaje: no cogí a la primera la duna, lo que supuso que se colara Hans Stacy. Pero nos las arreglamos, le alcanzamos enseguida y les rodeamos en el campo a través. También pasamos a Loprice y de Roy en el campo a través. A Andréi Karginov  también lo adelantamos porque se había confundido con la navegación. Iban los primeros, pero luego se extraviaron y tardaron bastante en retomar el control de la navegación.”

Andrei Karginov, tripulación Nº 500: “Hoy he contado 45 vehículos en el vivaque por la mañana. En la etapa de ayer había mucha arena. Pep Vila del equipo liderado por Gerard de Rooy, por ejemplo, explicó que para él las dunas habían sido complicadas. A Artur Ardavichus sólo se le vio por la mañana. A la una de la noche no estaba. Serguéi Viazovich de Maz no tuvo suerte, sufrieron una avería del cardan. Al parecer hoy tiene el mismo problema. A muchos les detuvieron las dunas. Nos acostamos y vimos las luces de los vehículos que llegaban al vivaque. En general, la idea en sí de las etapas maratonianas es muy interesante; los organizadores tienen que insistir en ella en el futuro. Hay un ambiente extraordinario, y muy cálido, puesto que se reúnen solamente las tripulaciones de la prueba de camiones. Se juntan todos los concursantes y tenemos de qué hablar. Es un original club exclusivo de camiones.”

Dmitri Sotnikov, tripulación Nº 520: “En lo que a mí respecta, la etapa de hoy ha sido aburrida en el sentido de que hemos ido por los mismos lugares que en días anteriores, incluso hemos pasado dos veces por algunos. Todo estaba marcado con huellas. Lamentablemente, ha sido la razón de que cometiéramos errores de navegación. En un punto dado, nos pareció que se podía atajar sin problemas. Empezamos a vagar. Tuvimos que volver a uno de los puntos anteriores para retomar la pista. Hemos perdido 20 minutos. Mucha confusión, un compacto “octeto” en fila. Bajo el sol en su cénit, sin ninguna sombra, prácticamente no se ve el relieve y todo parece llano. Sobre todo si no hay huellas. Para las tripulaciones que iban las primeras era muy complicado. Cuando te chocas con dunas y hoyos pronunciados,  te clavas en ellos. En el vivaque hubo que enderezar los parachoques. La bajada de hoy al vivaque en Iquique no me ha parecido tan abrupta como la del año pasado. Vigilaba los mandos para no forzar el motor. Resulta difícil manejar el vehículo cuando se precipita hacia abajo. Lo único que se puede hacer es guiarlo. Ni siquiera se puede reducir la velocidad.”

Las cuatro tripulaciones rusas en la categoría de “Camiones” se enfrentan a 60 tripulaciones rivales. El recorrido de la ruta para los participantes de la prueba de camiones consiste en 8.152 km, de los cuales, 3.781 km son tramos especiales de velocidad. En la carrera participan representantes de 53 países. Según lo previsto finalizará el 17 de enero.