04 sep 2014

Avión anfibio para el «quinto océano»

 

Durante los cien años de la existencia de la hidroaviación, solo en nuestro país se produjeron varios modelos que fueron famosos en todo el mundo y cuyas características excepcionales han sido confirmadas con decenas de récords mundiales. Su creación consolidó el liderazgo de nuestro país en el área de fabricación de hidroaviones. En la actualidad, Rusia desarrolla modernos aviones anfibios cuyo equipamiento y tecnología se crea en las empresas de Rostec.

La hidroaviación tuvo su origen a principios del siglo pasado. Durante décadas, los hidroaviones han estado en constante evolución, desde el hidroavión hecho de madera contrachapada hasta las actuales y fiables aeronaves de su clase.

El uso de la hidroaviación en nuestro país durante el siglo XX comenzó por iniciativa del Estado Mayor naval. Los marineros navales trabajaron duro para preparar aviadores, adquirir nuevos hidroaviones y eventualmente organizar su fabricación en Rusia. Como resultado del cambio hacia la aviación, los rusos llaman a los cielos «el quinto océano» frase que describe a la aviación rusa en términos marítimos como la «flota aeronáutica» que es la «navegante» y el «timón» de los cielos.

El gran aviador y diseñador aeronáutico Igor Sikorski es considerado como el fundador de la hidroaviación rusa.

Sikorski fue la primera persona en el mundo en pilotar el avión bimotor «Ruski Vítiaz» y el «Iliá Múromets» (avión cuadrimotor), pero ambos con sendos flotadores para el agua.

En 1913, apareció en Rusia el primer hidroavión en el mundo diseñado por Dmitri Grigórovich: el barco volador M-1, que participó con éxito en la Primera Guerra Mundial.

Una notable contribución en el desarrollo de la hidroaviación la introdujo el diseñador aeronáutico Vadim Shavrov con el Sh-2, primer avión anfibio soviético -de gran fama- producido en masa que se usó hasta mediados de los años 60.

Georgi Mijáilovich Beriev, otro diseñador aeronáutico de la época soviética, también tuvo un papel importante en el desarrollo de la hidroaviación. Su primer hidroavión de madera -el MBR-2- voló con gran éxito en mayo de 1932. Como responsable máximo de la Oficina Central de Diseño, Beriev supervisó la creación del barco bimotor aéreo

Be-6, el avión anfibio y taxi aéreo Be-8 y el avión Be-12 de 35 toneladas, que batió 42 récords mundiales. En 1983, la oficina de diseño desarrolló el avión anfibio a reacción A-40 «Albatros» que batió 148 récords mundiales. De hecho, el Be-200, uno de los aviones más inusuales y polivalentes se basó en el A-40.

El diseño básico del avión anfibio Be-200 fue concedido previamente para extinguir incendios forestales desde el aire, pero también permite hacer modificaciones para una versión de carga como para el transporte de pasajeros, operaciones médicas y para operaciones de búsqueda y rescate. Gracias a sus características únicas y sin análogos, puede despegar tanto desde el agua como de tierra.

Hoy en día, en la Compañía de Aviación Beriev se trabaja en el desarrollo de futuros proyectos de aviones anfibios gigantes con una masa de despegue superior a las 1000 toneladas. Entre ellos se encuentra el avión «Neptún», el mayor hidroavión jamás diseñado. Dichas aeronaves serán capaces de llevar mercancías y pasajeros a grandes distancias, a la misma altura y velocidad que los aviones regulares de las compañías aéreas de pasajeros y al mismo tiempo, utilizar la infraestructura de transporte de los puertos marítimos existentes.

El Be-2500 puede utilizarse para llevar a las unidades de grupos especiales de respuesta rápida pertenecientes al ejército, para realizar operaciones de rescate en altamar y de ayuda en las operaciones de explotación minera en zonas de archipiélagos. Además, se espera que el Be-2500 sea la plataforma perfecta para transportar las naves espaciales a las capas superiores de la atmósfera de la zona ecuatorial de la Tierra.

El modelo del Be-2500 ya había sido presentado en la exposición internacional «Hidroaviasalón» en Gelendzhic. En la exposición de este año, KRET exhibirá el modelo de la cabina del Be-200, desarrollado por el Instituto de Investigaciones Científica de Equipos de Aviación. KRET es responsable de los sistemas radioelectrónicos del avión que contará con un sistema integrado desarrollado por el equipo aeronáutico que forma parte del consorcio.

Durante el período 2014 al 2015, el holding Equipos de Aviación suministrará equipos nuevos para los aviones anfibios Be-200 por unos 43 millones de rublos.

El grupo empresarial desarrolló la unidad de regulación electrónica ERRD-436 para el motor del turborreactor

D-436TP. La unidad pertenece al sistema de control electrónico del motor a través de FADEC (Full Authority Digital Engine Control Systems) y está diseñada para mantener el óptimo rendimiento del motor de aviación con un mínimo consumo. El costo de producción para el ERRD-436 ascenderá a más de 8 millones de rublos.

Además, el Be-200 recibirá los sistemas de encendido PVF-11-1 para las cámaras de combustión D-436TP, la que es desarrollada por la empresa de investigación y fabricación «Molnia» en Ufa, así como los sistemas de alimentación de oxígeno OPF-2-2-210, los equipos de oxígeno BKP-5 que permiten a la tripulación utilizar las máscaras de oxígeno incluso durante un largo vuelo; también se destacan las máscaras de oxígeno para pasajeros MKP-1T que tienen bajo peso y pueden soportar un gran número de ciclos de presurización. El coste total del equipamiento asciende a unos 25 millones de rublos.

La Exposición Internacional y Conferencia Científica «Hidroaviasalón» se realizará del 4 al 7 de septiembre del presente año en dependencias de la Compañía de Aviación Beriev y del aeropuerto de Gelendzhic.

De los archivos del sitio web de KRET