07 jul 2014

Robots móviles que protegen en caso de atentado terrorista


Los servicios de inteligencia y la policía llevan más de veinte años utilizando robots móviles para combatir los atentados terroristas con explosivos. Estos equipos robóticos de clase ligera y ultraligera se producen en la Fábrica Electromecánica de Kovrov, que integra la corporación estatal Rostec. Los sistemas de producción en serie se emplean en tareas de reconocimiento visual, búsqueda y diagnóstico inicial del estado de los artefactos explosivos, utilizando para ello cámaras de televisión y accesorios especiales. Así mismo, se utilizan para la desactivación remota de los explosivos o para colocarlos en contenedores especiales para su posterior evacuación.

Los sistemas robóticos son dispositivos automatizados capaces de realizar todas las tareas que se les designen, excepto las tareas de control, que son ejecutadas por el ser humano. Los robots móviles se utilizan en operaciones de emergencias en las que puede peligrar la vida de los seres humanos. Por lo general, estos sistemas se componen de un armazón, un controlador, un control remoto móvil y subsistemas de monitoreo por video e iluminación. Adicionalmente, algunos equipos pueden implementarse con sistemas de reconocimiento químico, radiactivo y dispositivos técnicos modulares.

Los sistemas robótico-técnicos están diseñados para reemplazar al ser humano en tareas que demandan esfuerzos mayores a la capacidad humana o donde existe una amenaza mayor de lo común para la salud y la vida. Uno de estos sistemas es el robot móvil de clase ligera «Varán», producido en la Fábrica Electromecánica de Kovrov (KEMZ, por sus siglas en ruso). La máquina fue diseñada por especialistas del Centro de Investigación Científica y de Construcción de Maquinaria Especial de la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú y por los empleados de la Oficina de Diseño de Dispositivos y Automatización de la ciudad de Kovrov.

El diseño del sistema modular Varán se realizó con la ayuda de software de última generación, como el programa Autodesk Inventor 10, utilizado para el modelaje tridimensional.

El robot móvil Varán se diseñó para la detección, desactivación y destrucción en el sitio de artefactos explosivos, o para su transporte en contenedores especiales. Funciona en la ciudad o en el campo y en lugares que representan peligro para la vida. El Varán puede operar en zonas de contaminación radioactiva, química y biológica.

El sistema puede ser controlado por un operador o funcionar en modo autónomo siempre que se introduzca previamente un programa especial. Dependiendo de su asignación, sobre la plataforma tipo oruga del Varán se instalan diferentes dispositivos. Así, por ejemplo, se puede equipar el robot con un controlador de tipo pinza, un sistema de monitoreo por video o un cañón de agua que sirve para la destrucción de artefactos explosivos.

La Fábrica de Kovrov también produce los sistemas multifuncionales robotizados de clase ultraligera Vezdejod-TM3 y Vezdejod-TM5.

El sistema móvil Vezdejod-TM3 se diseñó para resolver tareas en lugares de difícil acceso y áreas peligrosas para el ser humano. Permite realizar el reconocimiento de objetivos y zonas por señal de video, la inspección de artefactos explosivos y demás objetos sospechosos en edificios, vehículos y lugares abiertos, así como el transporte, la instalación y el control remoto de los artefactos explosivos controlados Virub-V y Virub-KM. Se puede operar en zonas de clima templado.

La configuración del robot Vezdejod-TM3 la realizan dos operadores: en 15 minutos, el equipo está listo para trabajar. Se controla en un radio de hasta 600 m en modo inalámbrico o hasta 75 m operando con cable.

El sistema incluye un módulo base, un controlador, el subsistema de control remoto, un carrete de cable de operación y un cargador.

El equipo se caracteriza por su alta confiabilidad y una vida útil de hasta siete años. El fabricante garantiza un correcto funcionamiento hasta doce meses o 200 horas, sin mantenimiento.

El Vezdjod-TM5, al igual que su predecesor, es un sistema móvil multifuncional robotizado de clase ultraligera. Se diferencia del modelo TM3 por su mayor capacidad para efectuar tareas en zonas peligrosas para los humanos. Puede ejecutar una exploración visual usando un sistema de monitoreo por video, así como la búsqueda de artefactos sospechosos en edificios y la inspección de vehículos.

El robot tiene la capacidad de neutralizar artefactos explosivos utilizando anuladores especiales, transportar cargas de hasta 30 kg utilizando el controlador y el remolque incluidos, abrir una puerta con llave o quitar cerraduras con herramientas especiales.

KEMZ produce además los sistemas robotizados de clase ultraligera Metalist de reconocimiento y apoyo en ataque. Está diseñado para la protección de las unidades de la policía rusa durante las operaciones de control del orden público y en la lucha contra atentados terroristas. Es capaz de disparar, efectuar operaciones de reconocimiento, monitoreo y distracción.